Saltar al contenido

Patatas con huevo y guisantes

septiembre 29, 2017

No hay nada mejor para reconfortar un cuerpo que un buen plato de cuchara, como por ejemplo este guiso de patatas con huevo y guisantes. Es sencillo y económico por los ingredientes que lleva, que más se puede pedir, bueno una cosa sí, que esté delicioso y realmente esté.

No lleva casi nada de grasa, por lo que es un plato muy sano. Y al agregarle huevo, completamos con las proteínas y la gran cantidad de vitaminas que tiene.

Espero os guste y ahora que comienza la temporada de platos de cuchara, podéis apuntar este. Una variedad más de tantos que tenemos.

Ingredientes:

  • Patatas (suelo poner dos patatas por persona)
  • Una cebolla
  • Dos dientes de ajo
  • 1 huevo por persona
  • Un puñado de guisantes
  • Perejil
  • Un litro de caldo (si no puedes tener dos pastillas de caldo diluido en un litro de agua)
  • Un vaso de vino blanco
  • Sal al gusto

Elaboración:

Lo primero será cortar la cebolla y los dientes de ajo. Cuando estén dorados los ajos y la cebolla pochadita, vertemos un vaso de vino blanco. Llevamos una ebullición a fuego alto. Bajamos el fuego. Como en casa no me gusta encontrar la cebolla en las comidas, añado este paso que es opcional, batimos bien y volvemos a echar a la cacerola. Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas de medio centímetro más o menos. Añadimos a la cacerola y vertemos el caldo.

Ponemos a fuego medio. Lo mantenemos durante unos 35 minutos o hasta que veamos que las patatas son muy tiernas. El tiempo varía según el grosor que hayamos cortado la papa.

Ponemos los huevos a hervir en agua hirviendo durante 12 minutos. Pasado el tiempo los enfriamos con agua para no quemarnos al pelarlos. Pelamos y cortamos en rodajas.Cuando estan tiernas. Picamos el perejil y se lo agregamos.

Al igual que los guisantes, también los echamos. Rectificamos de sal si hiciera falta, al llevar el caldo hecho necesita muy poquita. Seguimos a fuego medio unos 10 minutos más. Si hiciera falta le añadimos un poco más de caldo. Pasado el tiempo y cuando los guisantes están en su punto, echamos el huevo. Este ya será el último paso. Apartamos y servimos. Ya solo nos queda disfrutar de nuestra receta.

A %d blogueros les gusta esto: