Saltar al contenido

Lactancia materna

noviembre 2, 2016

El significado de la lactancia materna, en mi mente cambio por completo cuando tuve a mi primer bebe. Por qué digo esto, pues porque la ignorancia de no saber, a veces nos ciega, y no nos deja ver lo que verdaderamente es lo correcto. Detallo ahora el significado de esta frase: de más joven, una piensa cuando ve a una mujer dándole el pecho a su bebe, en plena calle,” yo eso no lo hare, que vergüenza”, no por el hecho en sí, sino por mostrar sus pechos en público. También te paras y piensas, “yo no soy una vaca lechera dispuesta las 24 horas, hay que vivir”. En fin, vuelvo a repetir, la ignorancia respeto a este tema que tenemos cuando somos jóvenes. Sabes que es bueno, pero puede más tu vergüenza que lo que es más valido. Esa era mi mentalidad antes de ser mama…

Y llego ese momento en el que te ponen a tu bebe en tu regazo y ves como su boquita inquieta busca sin parar ese botoncito llamado pezón que le dará de comer. No sabes cómo tan pequeñita puede saber que así se debe de alimentar. Es increíble ese momento. ¿Duele? Podría decir que sí, pero también podría decir que no. He tenido dos bebes y con cada una de ellas ha sido totalmente diferente. Mi experiencia con la primera fue muy corta, no porque yo no quisiera, sino porque me fue mal. Fue una cesárea y por ese motivo me subió la leche a los cuatro días de dar a luz. Yo me la ponía desde el primer momento pero no me salía absolutamente nada y mi bebe le dio fiebre por falta de hidratación, por no comer. Entonces me dieron bibí de formula hasta que me subiera el calostro y seguidamente la leche. Me dolió muchísimo. Cada vez que le daba el pecho sentía un dolor insoportable que hasta las lágrimas a veces se me escapaban, pero yo no lo dejaba. Pensaba si es bueno para mi niña tengo que seguir intentándolo. Lo malo era que mi niña, quería estar todo el día comiendo, pues no se saciaba. Lo hable con mi pediatra y optamos por la lactancia mixta. Duro unos 4 meses y ya luego pase a leche de formula exclusivamente. Me sentía un poco culpable de la situación pero lo intente todo, cambiaba de postura, tomaba mucho líquido, alimentos que favorecieran el aumento de leche, mas succión de mi bebe y nada… termino con su bibí que era lo que a ella le llenaba. Aguante esos 4 meses pensando que algo le estaría haciendo bien a ella, aunque fuera poca.

En mi segunda bebe, opte también por la lactancia materna y tenía muchísimo miedo al dolor del principio. La enfermera llego y muy decidida vino con mi bebe y sin esperármelo me la coloco en mi pecho, tan bien puesta que no sentí nada, fue una sorpresa maravillosa ver que mi niña coloco su boquita en mí, succionaba con desgarro y con desesperación, por ese rato que estuvo separada de su mama y no me dolía nada. Que alegría más grande me dio. Y en ese momento comprendí que coger una buena postura desde el primer momento es fundamental. Le di mil gracias, ella evidentemente me dijo que ese era su trabajo. Fue también otra cesárea por no prosperar el parto. También me tardo 4 días en subirme la leche. Por lo que decidimos de darle bibi mientras me subiera el calostro. Y así fue, una vez me subió solo y exclusivamente tuvimos lactancia materna. Y muy contenta y satisfecha me quede porque mi niña tenía suficiente alimento. Esta vez sí se saciaba, esta vez sí tenía suficiente… Tanta que me sobraba, me la ponía en un pecho y salía por el otro a la misma vez. Pero me daba igual eso. Hoy por hoy mi niña tiene 14 meses y sigo con lactancia materna por las noches y cuando se pone muy nerviosa y llorona. La calma, la relaja, la alimenta y a veces hasta le cura. Si le cura, sus resfriados y sus dolores de barriguita le duran muy poco, a veces ni un solo día. Fue la mejor decisión que pude tomar, darle ese oro líquido que tenemos las madres.

Basada en mi experiencia y dejada atrás esa ignorancia que me segaba. Recomiendo plenamente que todas las mamas intente por lo menos dar lactancia materna. Yo era de las que no la daría y acabe dándosela a mis dos bebitas. Y me siento muy feliz por haberle dado a ellas lo mejor que podía salir de mi. A veces se puede y a veces hay que suspenderla. No por eso somos peores madres. Pero si debemos de saber que es oro lo que tenemos las mujeres para criar a nuestros bebes. Y si puedes déjate guiar por los profesionales a la hora de colocar por primera vez a tu niña. A mí con la primera no me lo hicieron y me fue mal. Y con la segunda fue todo muy bien. Deja la vergüenza a un lado y pide ayuda. Y a todas aquellas que decidan no darla y optar por leche de fórmula, es su derecho a elegir y no por eso hay que juzgar a nadie. No por eso somos peores ni mejores madres.

A %d blogueros les gusta esto: