Saltar al contenido

Espárragos verdes gratinados con chips de plátano

julio 26, 2017

La receta de hoy la he disfrutado mucho porque los espárragos son mi perdición. Es una hortaliza que cuentan con una gran cantidad de vitaminas, entre las que destacan: A, C, E, B1, B2 y B6. Tienen también minerales como el potasio, calcio, magnesio y fósforo. Cuentan también con una cantidad considerable de antioxidantes. Para las dientas es ideal, ya que un esparrago tiene un valor calórico realmente bajo, dado que su principal constituyente es el agua, aproximadamente un 90%. Vamos a cocinar.

Ingredientes:
– Espárragos trigueros verdes
– Una naranja
– Jamón york
– Leche
– 2 cucharadas de harina de trigo
– Un diente de ajo
– Sal, pimienta molida y nuez moscada
– Queso rallado
– Un plátano macho

Elaboración:
Lo primero que haremos será limpiar los espárragos. Los pelamos un poco y le cortamos el tallo unos 3 o 4 centímetros, es la parte más dura. Los lavamos muy bien. Ponemos una sartén con un poco de aceite y echamos los espárragos a fuego medio bajo. Para que no se tuesten mucho y se queden blanditos. Una vez los veamos que van poniéndose blanditos salpimentamos y le echamos el jugo de la naranja. Mantenemos a fuego medio un minuto solo y apartamos.
Cogemos la loncha de jamón york y vamos liando uno por uno los espárragos. Lo vamos poniendo en un cuenco apto para horno.

Por ultimo hacemos la bechamel. En un cazo ponemos aceite a calentar y un diente de ajo laminado. Doramos un poco y seguidamente echamos las dos cucharadas de harina. Tostamos un poquito y vamos echando la leche poco a poco, sin dejar de remover, hasta conseguir la textura deseada. Echamos sal, pimienta y una pizca de nuez moscada. Mezclamos bien. Este paso de batidora os lo podéis saltar pero a mí en particular me gusta la textura que le deja la batidora a la bechamel, se queda súper lisita.   Vertemos encima de los espárragos y finalmente echamos el queso rallado. Gratinamos en el horno.

Ponemos para la guarnición aceite a calentar. Pelamos el plátano macho y cortamos en rodajas semi finas. Echamos en el aceite caliente y freímos hasta que se doren. Dejamos escurrir en papel absorbente y listo. Servir y a comer. Espero que sea de vuestro agrado esta receta, yo no he dejado nada, riquisimo.  

A %d blogueros les gusta esto: