Saltar al contenido

Empanadillas abizcochadas, deliciosas

octubre 27, 2017

Hace mucho que quería hacer estas empanadillas abizcochadas, pero nunca encontraba la ocasión. Una vez las probé y buscando encontré varias recetas. Y poco a poco la fui adaptando a mi gusto. Y este a sido el resultado final de las empanadillas. Puedo decir que están muy ricas. Tienen su elaboración, no es un dulce rápido de hacer. Pero no es dificultoso.

Este dulce es típico en Extremadura. Estoy deseando ir por estas tierras y volverlas a comer estas empanadillas abizcochadas. Que buenos dulces tienen.

A continuación os detallo los ingredientes y su paso a paso. Espero os gusten.

Ingredientes:

  • Para la masa:
    • Un vaso de aceite de oliva
    • Medio vaso de vino blanco
    • Medio vaso de agua
    • Media cucharadita de sal
    • Harina de trigo
  • Para el relleno:
    • Cuatro huevos
    • Cuatro cucharadas de azúcar
    • Cuatro cucharadas de harina 

Elaboración:

Lo primero será hacer la masa. La masa es lo más complicado de hacer. Sobre todo por conseguir la textura que debe tener. Pero como todo en esta vida, se va mejorando haciéndolas muchas veces.

La primera empanadilla abizcochada que hice, era para retirarse para siempre de la cocina. Pero me gustan tanto que tenía que volver a intentarlo. Yo voy a intentar explicaros muy bien para que os salga casi a la primera.

La masa la haréis un día antes. Debe reposar la masa de un día para otro.

En un bol echamos los líquidos. El aceite, el vino y el agua. Utilizad el mismo vaso para las medidas. Añadimos media cucharadita de sal. Mezclamos bien.

Ahora iremos echando la harina poco a poco. Hasta conseguir una masa que se pueda trabajar con las manos y no se nos peguen en los dedos.

La echamos en la mesa la masa y vamos a trabajarla hasta conseguir el punto deseado. Iremos añadiendo harina según vayamos viendo. Para probar que la tenemos en su punto, cogemos una bolita, la estiramos con un rodillo y si al cogerla se nos rompe, es que necesita un poco más de harina.

Ese paso lo iremos haciendo hasta que veamos que esta lista. Es el paso más complicado pero tiene que quedar perfecto.

Ponemos ya la masa terminada en un bol y lo cubrimos con un trapo de cocina para que vaya fermentando la masa.

Si hacemos la masa en invierno la dejamos en la encimera tapada hasta el día siguiente. Si la preparamos y hace calor yo la suelo meter en el frigorífico tapada con papel film. La saco una hora antes de utilizarla para que coja temperatura ambiente.

Lo segundo será preparar el relleno en el momento que ya vayamos a formar las empanadillas.

Separamos las claras de las yemas. Montamos las claras con la ayuda de las varillas a punto de nieve.

Las yemas las mezclamos con el azúcar. Recordad es una cucharada de azúcar por cada huevo que utilices. Montamos las yemas con el azúcar hasta conseguir una crema amarillita.

Mezclamos las yemas con las claras con movimientos envolventes. De abajo hacia arriba.

Una vez tengamos una crema unida añadimos la harina tamizada. Que también será una cucharada por huevo utilizado. Mezclamos bien con movimientos suaves.

Ahora vamos a formar las empanadillas. Lo primero será poner abundante aceite a calentar. Luego cogemos una bolita de masa y la estiramos. No estirarla mucho dejar un poco de grosor como de unos 2 o 3 milímetros.

Echad en medio una cucharada de la crema y cerrar la empanada. Con la ayuda de los dedos o un tenedor cerráis bien la empanadilla.

Echamos en el aceite caliente y la freímos por ambos lados hasta que estén doradas. No la saquéis muy rápido para que no se os quede cruda. Necesita unos minutos para hacerse por dentro. Probad en la primera que hagáis y así veréis el tiempo que necesitáis para las siguientes.

Vamos haciendo empanadillas mientras se van dorando las que tienes en el aceite

Las dejáis en papel absorbente para que se quiten los restos de aceite. Y en un plato preparáis azúcar mezclada con un poco de canela. Bañáis la empanadilla y dejáis enfriar.

Si os sobra relleno no lo tireis, lo echais en el aceite en bolitas con la ayuda de la cuchara, luego lo bañamos en azúcar y canela. Queda también muy rico.

Ya solo nos queda prepararnos un buen café y disfrutar de nuestras empanadillas abizcochadas. Necesita de tiempo para su elaboración pero el resultado es exquisito. Espero os haya gustado y os animéis a cocinarlas.

A %d blogueros les gusta esto: